viernes, 30 de noviembre de 2007

Música desértica para una década... desierta

Ya termina otra década. A la hora de sacar balances musicales, y pensar por qué se caracteriza, lo primero que se me ocurre es... por las vueltas. Vueltas a un sonido retro y retornos de bandas muertas hace tiempo ya, pero que dejaron un legado que ningún otro grupo de 2000 para acá pudo hacer olvidar (aquí, allá y en todas partes). Pensando en los grupos que -si se quiere- marcaron el ritmo de estos años, podríamos citar a los Strokes y White Stripes, más algunas bandas que ya venían de la década anterior como Radiohead, Red Hot Chili Peppers y Foo Fighters; y algunas locuras alternativas como Mars Volta, agregando la reciente explosión de Arctic Monkeys.
Algo corrida al margen, para mí, aparece la banda más personal de todas -palmo a palmo con el dúo White- y la más drástica en lo que refiere a concepto sonoro. Creo que son lo mejor que nos deja esta pálida década, llena de tributos y vueltas al pasado (algo que no está mal en su justa medida, pero que se transformó en moneda demasiado corriente estos últimos años). Hablo nada más y nada menos que de Queens of the Stone Age, un plan llevado a cabo por Josh Homme, que bien podría denominarse como combo musical. En todos los discos cambia la formación y aparecen muchos -y muy buenos- músicos invitados colaborando con el proyecto. En este caso, iremos a su disco de 2002, quizá el más conocido.

Songs for the deaf fue grabado entre marzo y junio de 2002 y editado en agosto del mismo año. Es el tercer disco del grupo y fue calificado por la prensa especializada como uno de los mejores discos de dicho año. Cada tema del álbum tiene un separador con un locutor anunciando el siguiente track, algo que ya hiciera hace unos años antes Attaque 77 (¿habrá escuchado Josh Homme Radio insomnio?). Según el mismo Homme comentaba a la salida del álbum: “el primer disco fue ‘distanciarse de Kyuss’, el segundo fue llevar nuestra música a otras áreas y este disco lleva eso un poco más lejos aún. He pensado en este disco desde el primero”. La otra cabeza del grupo, Nick Olivieri, decía: “Nosotros seguimos haciendo lo que hicimos siempre. O sea, la música que queremos oír pero que no conseguimos en las tiendas. Entonces la hacemos. No tratamos de satisfacer a nadie, no sé como hacer eso porque nunca he vendido discos, sabes a lo que me refiero, ‘¡escribamos un hit!’... No sé qué es eso, porque nunca tuve uno”.
Para la ocasión, el baterista del grupo –tanto en la grabación como en la gira de presentación del disco- fue el Sr. David Grohl, más conocido por sus trabajos en otras banditas de los noventa que supongo ustedes conocen. Entró temporalmente como reemplazo de Gene Trautmann y su estadía en la banda fue únicamente por esta placa (les comenté que en QOTSA los músicos van y vienen). Más que suficiente, podría afirmarse, porque el trabajo del foo fighter es impecable.
Pero claro que el disco no es ni por asomo sólo el trabajo del estelar músico invitado. El clima opresivo de cada uno de los temas, esa oscuridad tan violenta que presentan casi todos los tracks, es mérito del genio de Homme y el -ya ex- bajista Olivieri. Aún sonando casi como una antítesis al pop de difusión, lograron meter un par de pequeños hits en MTV: las gemas No one knows -quizás por su irresistible riff y su marchoso ritmo- y Go with the flow.
Etiquetarlos como stoner rock quizá sea algo injusto, pero a su vez ellos mismos desde su anterior banda Kyuss fueron pioneros de dicho género. Yo diría más bien que Queens of the Stone Age es rock desértico, saturado y paranoico, con algunos momentos cercanos al heavy metal y la psicodelia -los justos y necesarios- y una mínima dosis de pop e ironía que los vuelve irresistibles luego de un par de escuchadas (está claro que no son una banda de sencilla digestión. Digamos que son como comerte cinco hamburguesas con un vaso de agua).
Otro invitado del disco que se destaca -en realidad figura como miembro estable de la banda- es Mark Lanegan, uno de los cantantes más ásperos e interesantes de la década anterior, recordado por su trabajo con los Screaming Trees. Su participación resulta ideal para el estilo de los Queens -tan huraño como su voz- y resalta en uno de los grandes momentos del disco: Hangin’ tree.
Distintas razones por las que no debe faltar Songs for the deaf en sus discotecas -o PC’s-: el rock alternativo mixado con flamenco de First it giveth; la desaforada Six shooter; el clima de God is in the radio -ese solo sí que es stoner rock-; la sesentosamente convencional Another love song; la acústica Mosquito song, un poco de aire entre tanta gravidez... Bueno, ya saben.
Mejor escúchenlo enterito.

Pequeño Detalle 1: como siempre, en todos lados hay un argentino metido en el medio. En este caso, Paz Lenchantin –a esta altura, más yanqui que argentina, pero no importa- colabora en el disco metiendo cuerdas.
PD2: ¿sabían que los QOTSA vinieron a Argentina como soporte de Iron Maiden -cuando estos tocaron en Vélez- y fueron maltratados por el público, algo increíble si los escuchan un poquito? ¿Y que luego tocaron en Cemento para -solo- unas doscientas personas?
PD3: el último tema del álbum es Everybody’s gonna be happy, un justo homenaje a The Kinks.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Te pasaste man!!! Muy bueno lo que escribiste y el disco ídem... Deberías poner el mejor disco nacional de la década (va a ser difícil) yo mandaría a Natas pero como que medio ladris de QOTSA... Igual todo bien!!!
Nachete

facu dijo...

Aunque no es lo mío sabía de los dos primros detalles. El publico metalero argentino es maltratador de todo aquellos ose salir apenas un milímetro de los cánones del metal más estricto. Y no hay forma que acepten reveer sus dogmas.

bonito lunch dijo...

para mi la banda de la decada es t.v. on the radio .

santic dijo...

GRAN disco
no podemos olvidar 'song for the dead' una pequeña muestra de que se trata este disco
y la vuelta momentanea de Grohl a los parches realmente fue para una buena causa

Tucho dijo...

Nachete: la verdad que se complica un disco clave de acá. Se me ocurren muchos, pero ninguno que goce de cierta unanimidad como, por ejemplo, Artaud en su época.

Facu: ya hemos hablado de las tribus. Igual me sigue pareciendo increíble.

Lunch: puede ser, pero solo tienen dos discos editados.

Santic: sin duda, Grohl la rompe.

Darío dijo...

Un discazo, donde los tipos demuestran que también se puede innovar en el rock duro.

Tucho dijo...

Concuerdo. Me parecen tipos muy piolas a la hora de encarar sus discos. Por supuesto recomiendo los demás, aunque el último se me hizo algo complicado.

Scaletric dijo...

No quiero ser pesado pero The Raveonettes me gusta mucho. Y hoy después de leer tu post me puse a pensar en la música de estos tiempos y nadie supo conmoverme. Salvo los que nombraste: Mars Volta, Whit Stripes... no mucho màs. A los Queens of the stone age los escuché siempre por arriba, casi sin prestarle demasiada atención. Así que ahora me voy a poner a escucharlos bien.

Te podrías hacer un compiladito (como el anterior de Bowie) sobre Lou Reed o Nick Cave, ¿no?

Saludos, tucho

Mati.-

Tucho dijo...

Es que me parece que lo mejor de esta década no ha sido necesariamente lo más conocido, por lo general son cosas alternativas. Si te fijás, las bandas importantes de los 90, fueron todas masivas (Nirvana, Pearl Jam, Smashing Pumpkins, RHCP y unas cuantas más).

Lo de Reed puede ser, pero me agarraste justo trabajando en un compadre de él (en un ratito verán). A Nick Cave nunca le di mucha bola, por esas cosas de la vida. Tengo pocas cosas de él.

Bruno dijo...

Terrible disco de una terrible banda.
Supercolgado, pero del cuelgue bueno y que te rompe el coco, diría yo.

Me cagué de risa cuando me enteré lo de cemento,salió en una nota a josh homme.

Te faltó agregar que se come a la de the distillers (gran detalle)


saludos tucho

Tucho dijo...

No sabía que se come a la de Distillers!

Otro detalle es que Homme tiene un hermano no reconocido: el genial violero de Wilco, Nels Cline, es muy parecido!

Saludos, nos vemos el domingo.

RoMa dijo...

ya me cae bien este blog al leer este post.
slds

Tucho dijo...

Me alegro Roma. Saludos para ti.

Ale Do Carmo dijo...

Breve.
Discazo
Saludos

Tucho dijo...

Con decir eso alcanza a veces!

ROY PERDOMO dijo...

HOLA A TODOS ME DEDICO AL ALQUILER DE SONIDO,AMPLIFICADORES ETC...
LES DEJO MI BLOG SI DESEAN VER ALGO DE LO QUE ALQUILO ,MUCHAS GRACIAS.
http://alquilosonido.blogspot.com/

Anónimo dijo...

la verdad q t felicito, es muy difícil encontrar a alguien qué le guste la buena música hoy en día con tantas bandas horribles qué sólo demuestran qué la industria de la música está cayendo triste y apresuradamente, y los queens son d los pocos q mantienen la flama del rock todavía viva, y me da mucha lástima q acá mucha gente no los conozca.
SFTD es un discazo sin duda pero si les gusta queens escuchen lullabies to paralyze (en especial burn the witch) y rated r, el primero y era vulgaris son también muy buenos

un abrazo y t felicito

ah, mi nombre es guido por si qeres responder :)

Luigi dijo...

Llegué tarde otra vez... bene, lo rastreo por la red.

Abrazo!