jueves, 2 de junio de 2016

00-16

Hoy cumple cincuenta años el simple que para muchos especialistas es la punta del lanza del rock argentino: Rebelde / No finjas más, de Los Beatniks. Aquel con la frase desafiante y diferente, sí:

Soy libre y quieren hacerme esclavo de una tradición.

Ante el aniversario se nos ocurrió una pregunta. Tiene que ver con algo que estamos proyectando en La música es del aire, claro, y poco que ver -o no tan poco- con el medio siglo de este simple iniciático.

Y la pregunta es: ¿qué artistas del rock argentino de 2000 hasta hoy les parecen claves para comprender esta era? En lo posible, que hayan surgido en esos años o hecho sus trabajos más importantes entre 2000 y el presente. Piensen en individuos más que en bandas, de ser posible (pueden no ser músicos).

El que se anime a jugar puede dejarnos un comentario o escribirnos a lamusicaesdelaire@gmail.com con su parecer. Ahí, si se portan bien y les interesa, podremos contarles un poco más.

10 comentarios:

rojo dijo...

Lionel Messi

Ilan Kazez dijo...

Para mi las personas claves del rock nacional durante estos primeros 16 años no son músicos propiamente dichos: Diego Capusotto y Pedro Saborido. Con Peter Capusotto lograron decodificar y recodificar con agudeza una gran parte de las ficciones del rock para, en muchos casos, mostrar lo que son: ridiculeces. El gran ejemplo es Pomelo. De hecho, desde que irrumpió como caricatura, muchos músicos le escapan a esa pose, algo que debemos estar agradecidos.

En cuanto a bandas, Él Mató es clave. Desde abajo, con independencia, fuerza, talento y un concepto fueron una de las bandas que mejor construyeron carrera, al punto que son horizonte para muchas otras.

Creo que Babasónicos es otra banda clave de esta época. Si, tuvieron 10 años de carrera previa y está buenísima. Si, se estancaron un poco. Pero para mi no hay duda de que la modernización en el sonido de esta era del rock nacional tuvo una marca indeleble con Jessico.

Otros que me parecen claves, aunque no necesariamente me guste lo que hacen:
Massacre (la pose skater en el mainstream)
Miranda! (el pop que necesitabamos)
Pez (inquebrantable)
Estelares (la poética tanguera del siglo XXI)
Onda Vaga (estandarte del hippismo con osde)
Catupecu Machu (fuerza y progresión, sobre todo hasta el accidente de Gaby)
Viva Elástico (todo hombre sensible sabrá de lo que estamos hablando)

Jorge dijo...

Me parece que es difícil decodificar algo (alguien) en particular, creo el comentario anterior es valido, lo de Capusotto y Saborido es muy bueno al reírse y sacarle solemnidad al ambiente, aunque me pasa algo con las bandas que nombra (babasonicos,pez,estelares,catupecu,)que todas vienen de los 90. El Mató debe ser la más transcendente (remarcando su independencia sobre todo), y agregaria a Lisandro Aristimuño, por la calidad y coherencia de su obra (aunque le debe mucho a la clasica trinidad Charly,Fito,Luis). Mientras sigo esperando

Sebastian Lino dijo...

Back in blog!
Ayer pensaba en Juana Molina como precursora de la grabación casera que los avances tecnológicos permitieron masivamente estas décadas; como es que la era digital trajo el loop como una nueva encarnación de los mantras originarios y la meditación-danza-post-new-age la encuentra también a Juana como referente indiscutido; como el regreso a las raíces tribales y afro venía trunco en representación plena hasta que Wed 21 lo llevo directo a otro nivel; y finalmente como es que el arte local venía carente de voces femeninas realmente rebeldes, realmente independientes y libres.

También en el mismo sentido de época El Mató a un policía motorizado retrata la vida de la juventud post videojuegos, post cine en televisión y post heroísmo guionado. Una visión climática, ficcionada y popular de las pequeñas emociones en una cultura hipersensitiva.

Ambos también son reflejo de este mundo que habla de más, la rebeldía hoy es el silencio, el balbuceo y la brevedad indecisa, licencias imposibles en otras épocas donde estaba todo por decirse, nutridos de todo, el proceso es a la inversa, la depuración.

Prietto sigue esas mismas lineas con riqueza interpretativa y temeraria, desde una guitarra con reberv en viaja al cosmos o limpio y con gran banda en Los Espiritus, sountrack exquisito de noches urgentes, vertigo en el fogón la cultura independiente, un Pappo desprolijo pero sensible.

Capusotto es el imprescindible tanto como difusor de música alternativa a nivel nacional,con criterio de dj psicodelico en prime time; como imprescindible para desacralizar los ídolos de la época futbolista y neo liberal de la cultura argentina. Los rockeros ya no son "rockeros" gracias en gran parte a estas parodias, los teóricos y nerds son cada vez más rockeros gracias a sus monólogos y ensambles a la monty pyton de esketches tontisimos o de valor histórico en partes iguales. La película apunta al hueso delas representaciones del nuevo siglo, la rabia contenida en otras épocas ahora suplida por una apatía funcional o hipersensibilidades abstractas como Jesús de La Ferrere o Bombita Rodriguez, decenas de artistas que no tuvimos y soñábamos como tragedia, vuelven en forma de comedia y una parte de nuestra idiosincrasia se completó al fin.

Ariel Minimal podría ranquear el mismo podio, con la virtud de unir a los "duros" y "blandos" del rock setentoso, enorme corrección para el presente y futuro en una autogestión llena de vida, "Amada amante" y Color Humano, los yeites spinettosos que tan bien nos hacen, con los riffs cabeza de metallica y descargo harcore de la vida entre fanzines, skates, tatuajes y mucho porro del bueno.

Frodo dijo...

Muy acertado que se considere a Capusotto y Saborido. Si hay un lugar por donde se filtró el rock en la cultura popular de estos años, ese fue en su programa.
Entre los músicos creo que Cerati, Babasónicos, Minimal y Aristimuño pican en punta. Pero no dejaría afuera lo que hicieron (y siguen haciendo) el Indio Solari y Skay por separado.
Las Pastillas del abuelo merecen un reconocimiento por ser herederos de una historia bastante complicada, Los Decadentes llenando estadios en México también, y las Pelotas antes del fallecimiento del Bocha tuvieron un muy buen arranque de siglo.
Pergolini y Alfredo Rosso desde otra perspectiva deberían estar.
A Patricio Santos Fontanet y a Omar Chabán también los agregaría

Abrazo!

Santiago Segura dijo...

Ojo: "En lo posible, que hayan surgido en esos años o hecho sus trabajos más importantes entre 2000 y el presente".

Anónimo dijo...

El Mato a un Policía Motorizado, banda puramente años 2000, propuesta original y líderes de toda la movida platense del sello Laptra.

Santiago San Martín dijo...

Hola! un gusto antes que nada.
Muy interesante propuesta, leyendo y leyendo los comentarios también me sumo a Catupecu Machu, Babasónicos, Aristimuño (si bien creo que su música está altísimamente influenciada por los grandes íconos de acá y también en una conjunción minuciosa con bandas como Sigur Rós/Björk/Radiohead... el hecho de que haya salido del sur a pulmón desde 0, independiente... lo hace sumamente importante para toda la nueva generación de "cantautores" que se animaron a probar), El Mató la verdad que nunca escuché pero también lo incluiría y también a Pez (Minimal), IKV volvió en estos años y es una de las bandas que marcan un Norte que, al menos, propone algo.
Pero bueno... particularmente creo que la vara quedó a un nivel insuperable con Luis, Gus, Charly y Fito. Ojalá nos quede mucha nueva música por descubrir, que nos desatormente (parafraseándolo).

Saludos y un gusto!
Santiago.

Oscar Cuervo dijo...

Ojalá alguien escriba argumentando a partir de la muy interesante pregunta de Santiago: comprender esta era. "La rebeldía hoy es el silencio, el balbuceo y la brevedad indecisa": el silencio nunca es ni será rebeldía, sino complicidad. Adhiero a la corriente que reivindica a Capusotto. Creo que ningún músico post 2000 que yo haya escuchado permite comprender esta época como lo hace Capusotto, que es rock, aunque no sea música. Igual estoy ansioso por leer algún texto demuestre que hay bandas o músicos sintonizando con lo que hoy pasa en la calle.

Pedro dijo...

Muy buenos comentarios, adhiero con todo. Le sumo un poroto a Minimal. Hay silencios que son rebeldes, preguntenle a Bob Dylan sino.