jueves, 27 de enero de 2011

Para pasar el verano, vol. 3


Un disco que se presenta solo. Prometí ser breve y conciso en esta seguidilla veraniega (titulada horriblemente) y así será: con ustedes, los fundadores del folk-rock, el power-pop y todos esos subgéneros divinos; los mejores versionadores de Bob Dylan -¡por lejos!-; las otras voces geniales de una época llena de grandes voces; esa brillante guitarra de doce cuerdas de Roger McGuinn, que todavía era Jim en 1965; y para los desprevenidos... un cover de Charly García (todavía hay gente que no lo sabe). Los Pájaros con Y griega, capos de la canción, ideales para este calor que tira para abajo.

6 comentarios:

winston smith dijo...

Los Byrds eran un gran grupo.
Sus primeros dos discos, este y Turn Turn Turn, la rompen.
Además de McGuinn, no hay que olvidar que por ahí pasaron grosos como David Crosby y Gram Parsons (aunque solo haya esta en un disco)
Slds!

Facundo Miño dijo...

¿Tres posteos en el mes? Esto es inaudito. Me anoto a la descarga.

Ludmi dijo...

Bravísimo!

Santiago Segura dijo...

Winston, claro que no nos olvidamos! Sweetheart of the rodeo está bárbaro también.
Además, hay otro grupo en el que un miembro fundamental se haya ido por temor a volar?

Facu, avisé que iba a tratar de que haya cosas seguido, al menos hasta que me vaya de vacaciones. Por ahora cumplo.

Ludmi, eso! (?).


Salud!
(salúdenme que es mi cumpleaños).

Clau dijo...

Hay gente que no sabe todavía lo del cover de Charly, es cierto. Bueno, sin duda éste es EL disco para el verano, quizá con alguno de los Beach Boys y unos pocos más.

Roedor dijo...

Cuando me regalaron la caja recopilatorio de 4 CD de los Byrds, uno de mis bienes más preciados, yo ya había comprado este disco hacía mucho, y todavía lo sigo escuchando. El cover de Charly, en realidad, está hecho a semejanza del que hizo Tom Petty, que es casi literal. Esto suele suceder cuando el original es casi perfecto o perfecto: no podés hacerlo mejor, simplemente contás cuatro y cantás. Lo mismo que covers como el de Sexy Sadie por Paul Weller y unos cuantos más. No vale la pena gastarse la cabeza: no lo harás mejor.

De todos modos, la Rickenbacker de 12 cuerdas de McGuinn y las armonías vocales extraterrestres de Crosby y cía son marcas registradas.