viernes, 10 de septiembre de 2010

DOS CANCIONES: para empezar, ellos cuatro

Nueva sección si es que existe alguna sección en este no-espacio. Vendría a ser así el juego: dos canciones de un mismo intérprete -comentadas por mí, claro-, elegidas por poseer algún elemento mágico en su melodía, letra, orquestación o lo que sea. Es decir: nada nuevo bajo el sol.

Para hacerla más larga: me resulta interesante entrar al mundo de un músico por una o dos piezas. Si lo pensamos, siempre es así. Escuchás por primera vez una canción que se te hace atractiva, por potente, por sutil, por original, por clásica… lo que sea, pero por algo que te mueve; preguntás quién es, o el tipo de la radio te lo dice. Y así llegás, por ejemplo, a los Beatles. Dos canciones son suficientes para intentar explicar o comprender -sin resultados, muy claros, por supuesto - a un artista, su entorno, su época, su búsqueda y su manera de crear.
En esta sección, las Dos Canciones podrán tener relación o no; estar en el mismo álbum o ser de épocas completamente distintas. Ya irán viendo. Era inevitable comenzar con The Beatles, y aclaro algo: no sé si son mis dos canciones favoritas de los de Liverpool. Sí son dos canciones que por algún motivo deseé comentar. Punto, vamos al grano.


Canción uno: I’ll be back
Autores: John Lennon / Paul McCartney
Álbum: A hard day’s night (1964)

Para comenzar, una perla oculta de la Beatlemania. Este tema aparece al final de A hard day’s night -de hecho, es el último track del disco- como si nada, después de una You can’t do that que palidece y queda casi ridícula a su lado. Un la mayor y arpegiado da paso, a los cinco segundos, a esas eternas voces tan increíblemente armónicas. Es notorio que tanta simpleza nos siga moviendo así, casi cincuenta años después, pero son y serán voces que nacieron para sonar juntas. Y sé que no estoy diciendo nada nuevo pero sé a la vez que tengo que repetirlo porque me sigue maravillando. Sepan disculpar si les pudre.
Cuando empiezan a cantar, aquél la mayor del inicio se vuelve menor, es decir, cambia el mood del tema: quien sepa un poco nomás de música, sabe que lo “mayor” da alegre y lo “menor”, triste. Primer detalle, primer punto para los Beatles, que parecen decirnos: te hice un disco arriba… y te lo cago al final.
La letra -sí, algo tonta- habla de un tipo al que le rompen el corazón pero siempre retorna a las redes de su dama. Esta vez, el tipo -don John- amenaza con no volver. Quizá las líricas, como les dicen los yanquis, sean lo menos importante de la canción… quizá no, claramente lo son. Me retracto.
Lo notorio de I’ll be back está en las voces y en su estructura: los muchachos no necesitaron de un estribillo, ya que la estrofa es lo suficientemente buena y desoladora como para requerir un complemento. Si bien tiene parte A y B, al menos yo no considero que cuando cantan “I love you so…” -escúchenla- el tema esté pasando a un estribillo hecho y derecho. No es el caso de canción triste con estribillo apesadumbrado y épico. Lo que sí tiene I'll be back es un puente, una variación o como le quieran decir, que le queda muy bien aunque casi pase desapercibida.
Para colmo: en el tema tampoco hay solo alguno, los instrumentos van derecho viejo siguiendo la melodía -apenas si hay algunos arreglos de guitarra “criolla”-, la vuelta de acordes de los versos es brevísima... y cuando te querés dar cuenta, el fade-out se está llevando a los Beatles de tus parlantes.
Es así: la magia de estos cuatro a veces era fugaz como I’ll be back... qué suerte que ahora le puse repeat al equipo para escribir esto. Les juro que se disfruta una y otra vez y para siempre.


Canción dos: Good night
Autores: John Lennon / Paul McCartney
Álbum: The Beatles (1968)

Otra canción de cierre, lo hice sin darme cuenta. En este caso, la canción de cuna más genial que hay en el mundo, al menos del pop / rock (junto con Sunday morning de VU). No me vengan con Babies go Beatles, a los pibes hay que ponerles de una a los originales.
La primera particularidad de Buenas noches: el único beatle que participa del tema es... ¡Ringo! No sé en cuántas canciones del catálogo del grupo sucede que uno hable por todos (en Yesterday seguro, debe haber alguna más por ahí) pero encuentro aquí un detalle divertido, si pensamos que durante las sesiones de grabación del Blanco, Ringo abandonó la banda por un tiempo, podrido de que no lo valorasen. Nunca lo sabremos pero, además de la batería adornada por un ramo de flores a su retorno, puede que Good night haya sido la otra manera de decirle al Simpson olvidado, “ahí tenés, cerrás el disco vos, no rompas más las pelotas”.
El gran Starkey se encarga de ponerle la voz a una melodía simplísima, en la que es su mejor interpretación vocal: el tono en el que canta, la onda de la melodía y los “mmm” de la variación, todo, suena impecable con la orquesta que lo adorna de fondo -esas joyitas que les conseguía George Martin cuando a ellos se les cantaba, como veinticinco músicos de sesión. El clima generado transmite un sosiego total, después del disco-volcán que pasó (el tema anterior es la controversial Revolution 9 y además en el volumen 2 están, por citar algunos títulos, Savoy truffle, Helter skelter y Birthday). Entonces, el juego de opuestos otra vez funciona, y Ringo sale ganador absoluto.
Eso sí, el tema, sabemos, no lo compuso Starr: John Lennon lo concibió para su hijo Julian cuando el pibe tenía cinco tiernos añitos. Y sí, esta gente es todoterreno.

10 comentarios:

Darío dijo...

Uno nunca se va a cansar de leer o hablar sobre estos pibes. Ni de maravillarse. Ringo, qué decir, un grande en "Good Night"; el tipo no le tuvo miedo a nada eh. Y los arreglos orquestales, mamita, Martin, un gigante.

Roedor dijo...

No recuerdo si comenté acá. Creo que "I'll be back" hubiese sido un hit histórico sino fuera porque Lennon compuso no menos de 20 canciones más brillantes que esa. Ese tono sombrío le quedaba realmente bien.

El otro es un clásico delirio que en manos de los Beatles queda como una rareza: es evidente que para cuando ellos estaban sacando discos como el White Album o por ahí ya existían bandas como Pink Floyd, King Crimson y gente muy "progresiva" (y los Stooges de Iggy Pop ya hacían ruido antes que ellos), pero los Beatles tenían la osadía de hacerse los loquitos bien parados en el terreno del mainstream. Con humor inglés, además. No es poco.

En otras palabras, cualquier loquito se toma un par de pepas y sale en pelotas a la calle sin saber cómo se llama. Los Beatles lo hacían después de que sus novias los presentaran a sus padres.

Che, de paso, estoy ofendido, la palabra que aparece para verificación es "balin". ¿Alguna maniobra artera y presuntamente ofensiva? ¿O es por el guitarrista de los Jefferson Airplane?

Santiago Segura dijo...

Perdón la demora Darío, estuve poco en la PC esta semana. Y es tal cual decís, hay algo en ellos y en la marca que dejaron, que nos va a hacer hablar de por vida de cualquiera pavado que los tenga como protagonistas. Y brindo por eso!

No, master, no lo habías hecho. Sí, no sé cuántos temas tiene Lennon "antes de", pero éste es uno de los tantos geniales que hizo y me gusta que corte el clima del disco como lo hace.

Respecto de la verificación, a mí en el blog de P. Libre, la vez pasada me apareció "croto". Creo que nos están descubriendo...

Ale Do Carmo dijo...

Bien ahi la nueva mini seccion

CALIGULA dijo...

Gracias por este viaje!

Santiago Segura dijo...

Gracias muchachos, disculpen la demora, vengo con días raros en la computadora, a ambos los he visitado!

Un abrazo!

madi dijo...

hiciste 2 elecciones raras, no se si adhiero

Santiago Segura dijo...

No había que adherir. Elegí dos canciones no tan conocidas para empezar, no sé si siempre va a ser así...

emeygriega dijo...

Soy muy poco beatle, pero estos son dos temazos, como bien decís, una canción de cuna incomparable.
El puñado de canciones que me gusta de Los Beatles me hace llorar....Quisiera tanto que me pase con todo el resto!

p.d.: me gusta el análisis sutil del cambio de mood, por ejemplo, tenés una sensibilidad inceíble.(nunca lo dudé)

Santiago Segura dijo...

Bueno, tampoco es para que llores, Eme, alegrate que hay muchas que logran eso también.
Gracias por el bonito elogio y no te quiero pinchar el globo, pero... lo de los acordes y el mood lo sé por estudiar armonía. De hecho, sólo de tocar un instrumento lo aprendés. Me puse a tocar arriba del tema, reparé en eso -que ya me había dado cuenta de escucharlo- y me gustó, es un detalle lindo para una canción, algo así como un amague.

Un beso y gracias!