miércoles, 30 de septiembre de 2009

El testimonio de los primeros días

Aunque sean poco conocidos, pero de fácil acceso si tenés internet y curiosidad, los testimonios musicales de aquellos primeros días de Luca en Argentina vieron la luz a mediados de los '90, publicados por Silly Records, el sello de Las Pelotas. En 1996 salió a la calle Time fate love, el primero de los volúmenes, y al año siguiente fue el momento de Perdedores hermosos.
¿Qué decir de estos dos discos? Primero, que por la obvia razón de ser compilaciones de temas inéditos que fueron grabados en condiciones pobres, el sonido no es súper y -especialmente a Perdedores hermosos- hay que darles un tiempo de adaptación. Cuando la oreja se acomoda, ambos son discos matadores.
Time fate love muestra una faceta musical de Luca casi ignorada por el gran público: las canciones folk intimistas, todas ellas notables historias de -su- vida que ayudan a comprender una personalidad única (Like London es una canción terrible, háganse el favor de escucharla). Buena parte de los temas aquí presentes vienen en plan guitarra + voz y no mucho más, y participan en varias canciones Germán Daffunchio y Alejandro Sokol, además del Sumo perdido, Ricardo Curte. Hay canciones urgentes como Strange things, otoñales como Brighton past, nostálgicas como Lament y tristes como Time fate love. Todas ellas nos recuerdan -al menos a mí- la influencia notoria que tuvieron en Luca personajes como John Martyn, Bob Dylan, Nick Drake y Leonard Cohen.
En la otra punta están los temas que guardan una conexión más cercana con Sumo, y que tienen una dosis tribal y minimalista similar o incluso mayor a la que logró la banda luego. En ese grupo entran Mount Etna Erupts y End of August, por ejemplo, aunque la mejor muestra sea La pequeña muerte.
Lo que destaca en Time fate love respecto de Perdedores hermosos son las versiones de temas que luego fueron -clásicos- de Sumo. Tal es el caso de Virna Lisi (TV caliente), muchísimo más desnuda y despojada respecto de la que escuchamos en Llegando los monos; Regtest -con un par de cambios en la letra y Luca en acústica- y la versión definitiva de Divided by joy, así en inglés, ejecutadas estas últimas dos por aquella histórica formación de cuarteto con Stephanie Nuttal en batería y Sokol en bajo.
Como dato para nada menor, vale destacar que todas las grabaciones que integran TFL pertenecen a 1981, es decir, a aquellos días de vida bucólica en Córdoba. En Like London se escucha perfecto el ambiente, y eso le da un toque de hermosura aun mayor a un disco de por sí emocionante.

Perdedores hermosos, aunque en todos lados sea señalado como una continuación de Time..., tiene sus diferencias marcadas. Detalle menor o no, las grabaciones comprenden un período de tiempo más largo, desde aquel '81 hasta 1983, por lo que además de Córdoba hay grabaciones de acá nomás, o sea, Hurlingham. También aparecen nuevos componentes de lo que ya era Sumo: Diego Arnedo y Roberto Pettinato aportan lo suyo en algunos temas, en especial el bajista, que figura en la mitad de los temas encargándose del contrabajo.
En este segundo volumen, mucho más denso que el primero, se encuentran también aquellas gemas folkies que había en TFL, como Luces rojas y Nick's song. Y nuevamente aparece esa veta en los covers de Soul love de Bowie y Solid air de Martyn, en tanto que dos de las piezas claves del disco se ven favorecidas por la inclusión de un saxo: el cover de Billy, de Lou Reed -qué belleza- y Perdedores hermosos, la apertura del disco, con una letra tristísima inspirada en una obra de Leonard Cohen que lleva el mismo nombre. (De alguna manera, Time fate love se ve más espontáneo que Perdedores hermosos, pero como creo que analizar y comparar discos póstumos es una locura, mejor sigo... analizando PH).
Los temas aquí son bastante largos, las letras son poéticas y descriptivas, e Inglaterra tiene de vuelta su lugar con Lloviendo en Londres, una canción re-Sumo que podría haber estado en su primer disco tranquilamente. Los recuerdos de tiempos pasados para Luca también están en Red lights (imaginarán a qué luces rojas se refiere) y en la fundamental Huyendo (Running away), donde vomita toda su historia de fugas y nombra a Argentina como el lugar donde resucitó en 1981, donde mató a todos los loros y donde robó todo el sol. Comparando lo que dice de estas tierras respecto de otras, podríamos decir que tan mal no le fue...
Para cerrar, caigo en un pequeño detalle que resume un poco los discos. Miren las tapas. Chequeen las fotos. Ahí están los dos Lucas que conocimos, el cordobés y el de Baires. Aquellos años de regalo de los que hablaba la madre de Luca, también han sido un regalo para nosotros: artistas auténticos no se encuentran todos los días.

19 comentarios:

Si Argentina no va al mundial dijo...

Time fate love es muy muy bueno!!

Saludos terrícolas!

Migalcaher dijo...

Time fate love es un disco intimo degarrador y hermoso.
Perdedores Hermosos tiene algo mas de sonoridades, pero mantiene esa dualidad entre triste de no se que y alegre de no se que.

discazos
Saludos desde Chile

Damián de Haedo dijo...

Gente, hoy Querido Rock festeja sus 100 programas al aire!! Nos pueden escuchar a partir de las 22 hs (Argentina) desde www.freewayrock.com.ar. Habrá mucha música.
Los esperamos!

Santiago Segura dijo...

Saludos SANVM, escuchá Perdedores también!

Migalcaher, son dos discos muy nostálgicos, esa cosa de tanos y argentinos... saludos al Loco Bielsa!

Qué bueno Damián, felicitaciones y que sea con suerte hoy! No estoy a esa hora, si no los escuchaba, que vaya bien.

arqueck dijo...

The fairest of the season.

Ale Do Carmo dijo...

Dentro de la alocada vida de pelicula de Luca, esa epoca serrana es muy particular y esos discos la reflejan muy bien

Saludos

Santiago Segura dijo...

No viene con traducción don Arqueck?

Tal cual Ale, el primer disco es tan serrano que asusta.

Abrazo!

Pablo Libre dijo...

'Tas como loco con luca!
Siempre lo dije, estos dos, junto con las grabaciones que salen en Corpiños y la canción estallando desde el oceano, ya hubiesen dejado una huella en nuestra generación.

emeygriega dijo...

Santiago, Prodan no es de mi gusto en lo musical, aunque su vida es muy conmovedora.
Perdedores Hermosos es un hallazgo poético.
Un beso.

Santiago Segura dijo...

Pablito, decidí hacerlo en dos partes para que los que no escucharon estos discos primero vean la historia y después escuchen -si quieren- las canciones. Además se hacía muy largo todo junto. ¡No hay más que decir de Estallando!

Eme, ya lo sé, te he leído matar a Sumo y a Prodan más de una vez! (no recuerdo si acá mismo o en otro lado). Me alegro de que te hayas tomado el trabajo de leer la letra.

Abrazos y besos.

Darío dijo...

Gran investigación y post Don Segura!, estos discos no los tenía! junaba algunos temas nada más.

Musicalmente Luca tenía un olfato increíble, y marcó un camino que aún creo poco transitado eh.
Muchas gracias.

Taylor Hawkins dijo...

La verdad, no he escuchado nada... ya me estoy bajando los discos!

Santiago Segura dijo...

Darío, ahora los "tenés", supongo. Y es verdad, hay pocas bandas acá con las influencias que trajo Luca (excepto el reggae, que levantas una baldosa y sale un grupo).

Taylor, no esperes más. Después me contás cómo te fue.

Abrazos.

Rips dijo...

Capo! gracias por tu comentario, de verdad. El de Lennon salió genial.
Un abrazo!
Vamos Luca!

Santiago Segura dijo...

No hay por qué, me gustó. Escucharé entonces el de Lennon también.

Otro abrazo pa ustedes!

(Eme, creo que sin querer borré tu comment, no lo encuentro... me tenés que guiar un poco para el compilado: qué discos escuchaste y cuáles?).

Cadorna dijo...

Comento tardísimo:
Time Fate Love es mi disco preferido de toda la carrera de Luca y es uno de mis discos preferidos a secas. ¡Si hasta hice que me lo manden por correo porque acá no lo encontraba!
Podría hablar del disco pero ya lo hiciste vos y muy bien. Sólo voy a decir que si conocés la historia de Luca, una letra como "Like London" no puede dejar de conmoverte. Y si a eso le sumás la belleza musical que tiene el tema -que ya por sí misma es emocionante-, encontramos una canción perfecta.
Pero la que más me gusta de todas y me movilizó a escuchar todo el disco y a querer conocer más sobre Luca es "Brighton Past".
Es una canción inolvidable. Aunque no suene como los dioses. No importa. En estos dos temas se cumple eso que el propio Prodan dijo alguna vez, mientras se golpeaba el pecho: "te doy una guitarra y haceme sentir acá".
Desde que arranca, con esa viola acústica que te traslada al mejor lugar que puedas imaginar -las imágenes que eligió Rodrigo Espina para el video están muy bien- hasta que llegan los coros -¡increíbles!- respondiéndole a la voz principal, pasando por la, no sé, ¿melódica? que le da un clima único al tema, algo que ninguna producción de lujo o colchón mas grueso de sonido le hubiese dado; o la viola eléctrica, que apenas la notás pero está todo el tiempo... todo en "Brighton Past" es perfecto, está en su justo lugar.
Estos discos póstumos son fundamentales para entender a Sumo y a Luca, principalmente.
Un disco de la concha de la lora, la puta madre. Ya mismo lo pongo.

Santiago Segura dijo...

Tarde pero seguro, master. ¿Lo pediste en la página de Las Pelotas? A mí me lo trajo un hippie en bicicleta, según me contó mi vieja, que lo recibió.

Tal cual decís, acá Luca demuestra lo de la guitarrita y pela de verdad.

Salute.

Cadorna dijo...

Lo compré en Tematika.com, soy un careta (?)

Santiago Segura dijo...

Careta! Lo mío fue mucho más artesanal y romántico, pero si el chabón iba de Hurlingham a Salta en bici creo que fallecía, pobre.