lunes, 12 de enero de 2009

Mis elegidos (de por aquí)

Primer escrito (escritito) del año 2009, bienvenido él. Descartado el (excelente) disco del señor Luis Alberto Spinetta por razones obvias -todos ya lo escucharon- aquí dispongo mis tres elecciones nacionales en lo que respecta a obras editadas en 2008.



Liliana Herrero – Igual a mi corazón: qué decir de semejante intérprete, una voz única en la música argentina. Acompañada por varios invitados (desde Mercedes Sosa hasta Lisandro Aristimuño) da nueva vida a páginas ajenas que, como siempre, tienen su vuelta de tuerca, su estilo único y su riesgo de siempre (en la búsqueda de las piezas, en especial). Salvo algún tropiezo (el innecesario final con Ponte enferrujada), estamos ante otro disco impecable de la mejor voz de nuestras pampas.



Flopa – Emoción homicida: más potente que en su debut (Dulce fuerte grave), Flopa toma una postura irónica, dejada pero certera, respecto al tiempo y su condición de efímero. Un beso (La rabia), un momento (Total), un amor que te abandona (Sangre fría, canción que hiela la sangre de veras) y un libro que pensó escribir pero “no tiene sentido perder tiempo en escribirlo, si son días que se van...” (El entero) dan el ejemplo. Filosas letras y melodías, y 13 canciones redonditas (y muuuy arregladas) por donde se las mire.


Gran Martell – 2 huecos: otro segundo disco que me gustó mucho. 2 huecos muestra a un trío poderoso y original en la ejecución: el bajo más gordo del rock argentino; el mejor baterista (o uno de los tres mejores) que hay; y las reveladoras guitarras de Tito Fargo, en clave riffera y cuasi noise. Letras raras como en el debut, voces alternadas entre Araujo y Jamardo, y dos de los mejores momentos de rock del año: Tango griego y la soberbia -entre ambient e industrial- A ver… ¡Vean!

6 comentarios:

Lucifer Sam dijo...

Lo que busque el de Gran Martell! gracias tucho.

Tucho dijo...

No lo conseguías? Qué raro, de nada entonces.
La tapa no se ve muy bien porque aun no lo compré como para escanearla, y las imágenes de la web son chiquititas...

Madi dijo...

Un 75% de mi Ipod tiene discos tuyos.
Ya te extraño.

Tucho dijo...

Somos dos!

bonito lunch dijo...

cuando escucho a liliana herrero, me dan ganas de arrojarme de un muelle con una piedra atado a mi cuello.

Tucho dijo...

Jajajaja, lapidario. Pero... la piedra atada al cuello, o usted mismo?